La ceremonia de la rosa

La ceremonia de la rosa es un rito simbólico que muchos novios deciden incorporar el día de su boda.  Existen otros rituales como la ceremonia de la luz (con velas), la ceremonia de la arena… Estos ritos están inspirados en egipcios, mayas o celtas y se han ido extendiendo con el paso del tiempo hasta llegar a hoy. Si lo piensas bien, utilizar arras y alianzas es también un rito al fin y al cabo.

En las bodas civiles es más usual introducirlo, aunque hay muchos sacerdotes enrollados que permitirán que lo incorpores si tu ceremonia es religiosa. Cada vez está más normalizado adornar las ceremonias con estos pequeños actos de amor.

la ceremonia de la rosa
Los guapísimos Inma y Alex, de Mi boda diy

¿Cuándo se hacen estos ritos?

Puedes incorporarlos cuando quieras, aunque normalmente se hacen justo después del intercambio de anillos, aunque quizá quieras hacerlo tras las lecturas de boda.

El rito de la rosa

La rosa siempre se ha relacionado con el amor y regalarla o intercambiarla es un símbolo de enamorados. Podéis tener las rosas encima de la mesa, o también os las puede acercar uno de vuestros pajes.

El oficiante de ceremonias puede ser el que introduzca el regalo, como por ejemplo un texto de este tipo
” podéis intercambiaros vuestro primer regalo como casados. En algún sentido parece que no hayáis hecho nada. Hace un momento estabais sosteniendo una rosa roja y ahora seguís sosteniendo una rosa roja. En algún sentido el matrimonio es así. De alguna forma, mañana no parecerá diferente de ayer. Pero de hecho, justo ahora, vosotros os habéis ofrecido y recibido uno de los mejores regalos de la vida, que espero nunca olvidéis, el verdadero y permanente amor con la lealtad del matrimonio”  (Víctor, oficiante de ceremonias).

O podéis ser vosotros mismos los que lo pronunciéis a modo de votos, se me ocurre:

“Te entrego mi primer regalo como tu esposa/o.  Colocaremos esta rosa en un rincón de nuestro hogar y cada año volveremos a colocar una como símbolo de nuestros votos renovados y para recordar y hacer tributo a este precioso día, en el que nos hemos prometido amor rodeados de todos los nuestros”.

También existe la posibilidad de leer el fragmento del principito que recuerda a su amada rosa:

Un día el Principito marchó de viaje a otros planetas, en uno de ellos, Tras haber pasado por multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria.  (…)

Al rato, se dio cuenta de que esas rosas no eran iguales a la suya y les dijo:
-No sois nada, ni en nada os parecéis a mi rosa. Sois muy bellas, pero estáis vacías y nadie daría la vida por vosotras. Cualquiera que os vea podrá creer indudablemente que mi rosa es igual que vosotras. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.        

Cada vez se hacen ceremonias más originales, ¿introducirías un rito especial en tu guión de boda? Anímate con la ceremonia de la rosa.

wedding planner en madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *